Contacto
Inscripción
Publicidad
 
 
Inicio
Actualidad
¿Qué es un CPHS?
Lista de CPHS
Experiencias de CPHS
Notas CPHS
Disposiciones Legales
Preguntas
Comentarios
Sitios de Interés
Productos y Servicios
Eventos y Cursos
Consejos Prácticos
Salud Ocupacional
Prevención de Riesgos
Emergencias
Seguridad Víal
Entrevistas
Videos
Descargas
Prevención de Riesgos  
Prevención de Riesgos
Inicio
 
Amoniaco
El amoniaco es un gas de altísimo riesgo para la salud porque es corrosivo para la piel, los ojos y los pulmones. La exposición a solo 300 partes por millón (ppm)1 es peligrosa para la vida y la salud. Adicionalmente el amoniaco es inflamable en concentraciones entre 15% y 28% del volumen.
 
¿Qué es el amoníaco?
Compuesto Químico : Amoníaco
Símbolo : NH3
CAS : 7664-41-7
Sinónimos : Amonioamida, Amonio anhidro, agua amoniacal
Peso Molecular : 17.0


El amoníaco, a temperatura ambiente, es un gas incoloro de olor picante, muy penetrante, nauseabundo y sofocante. Sus propiedades de advertencia son buenas, el umbral de olor es 17 ppm, aunque también causa fatiga olfatoria o adaptación, lo que reduce las propiedades de advertencia de quienes son expuestos a bajas concentraciones por tiempo prolongado. Puede disolverse en agua formando hidróxido de amoniaco, una solución caustica y base débil.

El amoniaco es usualmente trasladado en forma de líquido comprimido de color claro, aunque no es altamente inflamable, ha habido casos que los contenedores han explotado cuando han sido expuestos a altos niveles de calor.

 
 
¿Dónde se encuentra el amoníaco?
Se encuentra en el ambiente, en el aire, suelo, agua, plantas, animales e incluso en seres humanos.

Este gas se presenta de manera natural y es también producido por industrias químicas. Es una fuente importante de nitrógeno, que necesitan las plantas y los animales. Las bacterias que se encuentran en los intestinos pueden producir amoníaco.

El amoníaco producido en la naturaleza resulta de la descomposición de la materia orgánica, en el suelo por bacterias, plantas y animales en descomposición y por desechos animales. El amoníaco es fácilmente biodegradable. Las plantas lo absorben con gran facilidad eliminándolo del medio, de hecho, es un nutriente muy importante para su desarrollo. El amoníaco es esencial para muchos procesos biológicos.

Aunque a concentraciones muy altas en el agua, como todo nutriente, puede causar graves daños en un río o lago, ya que el amoniaco interfiere en el transporte de oxígeno a través de la hemoglobina.

Usos del amoníaco
Más del 80% del amoníaco producido industrialmente se usa para fabricar abonos para cosechas agrícolas, prados y plantas aplicándose directamente al suelo y generalmente se comercializa en forma de líquido. La cantidad de amoníaco fabricada industrialmente cada año es casi igual a la producida por la naturaleza.

El resto es usado en textiles, plásticos, explosivos, en la producción de pulpa y papel, alimentos y bebidas, productos de limpieza domésticos e industriales, refrigerantes y otros productos. También se usa en sales aromáticas.

Efectos nocivos en el organismo humano

Existen tres vías de acceso de sustancias externas al organismo humano. Estas son: aparato digestivo, vía cutánea y finalmente por vía respiratoria, siendo esta la de más rápido acceso al organismo.

Ingestión
Este compuesto es gaseoso en condiciones atmosféricas normales, siendo poco probable su ingestión. Sin embargo; de ocurrir ésta, puede producir quemaduras en la boca, la garganta, causar destrucción de la mucosa gástrica, provocando severas patologías digestivas; pudiendo causar inclusive la muerte.
 

Contacto con la piel y los ojos
Produce irritación de la piel, sobre todo si la piel se encuentra húmeda, en especial en superficies mucosas formando hidróxido de amoniaco un compuesto altamente caustico, provocando la necrosis del tejido a través de la disrupción de las células de la membrana lípida (saponificación) como las células se quiebran el agua de las mismas son extraídas resultando en una respuesta inflamatoria que causa más daño.

Al contacto con los ojos puede producir quemaduras y en altas concentraciones, ceguera.

Se puede llegar a producir quemaduras y ampollas en la piel al cabo de unos pocos segundos de exposición con concentraciones atmosféricas superiores a 300ppm.

A concentración superior a 100ppm: irritación de garganta.
 
Inhalación
La mayoría de las personas que son expuestas a amoniaco lo hacen por inhalación de gas o vapor.

Al ser irritante y corrosivo la exposición a altas concentraciones de amoniaco en el aire causa quemaduras inmediatas en la nariz, garganta y tracto respiratorio.

El amoniaco es más liviano que el aire por lo que se elevará así que generalmente se disipará y no decantará en zonas bajas. Sin embargo, en presencia de alta humedad, el amoniaco líquido formará vapor que es más pesado que el aire. Este vapor se podría esparcir en las áreas inferiores con poca ventilación y donde las personas podrían verse afectadas.

En concentraciones elevadas puede causar la muerte pulmonar.

A concentraciones elevadas se produce irritación de garganta, a medida que aumenta la concentración puede llegar a producir edema pulmonar, o producir la muerte cuando supera las 5000ppm.

 
 
Límites de exposición
Los límites permisibles ponderados y temporales para las concentraciones de amoníaco a las cuales se puede estar expuesto, en Chile, están determinadas por el decreto supremo 594. En el resto del mundo existen diversos organismos que han definido las concentraciones de exposición permisible al amoníaco:
 
 
Antes de protegerse es importante monitorear

Seleccionando el detector adecuado

Siempre que haya presencia de amoniaco en tuberías como para casos de refrigeración o de manera almacenada, existe el riesgo de filtración por las características de corrosión del gas. Por lo que es importante identificar a tiempo donde se está produciendo las filtraciones a bajas concentraciones, principalmente en las conexiones, válvulas, codos, etc.

La capacidad de poder detectar rápidamente (T90*) y en bajas concentraciones el amoniaco permite que se puedan tomar acciones preventivas inmediatas, la capacidad de mantener una “caja negra” (Data log**) para una investigación con más información y la alta resistencia a impactos (Tests de caídas***), son aspectos por evaluar cuando se debe seleccionar un detector para amoniaco.

El detector portátil Altair 2X de amoniaco, presenta los siguientes rendimientos:
Capacidad de detectar amoniaco con resoluciones de 1ppm en un rango de 0 a 100ppm.
Tiempo T90 para 25ppm de amoniaco menor a 40 segundos.
Alarmas orientadas a 3 sentidos del cuerpo distintos, visual (LEDs ultra brillantes), auditiva (95dB) y vibratoria).
***Test de caída de 7.62 metros
**DataLog: 950 horas.
EventLog: Más de 300 eventos.
 
 
Protección Recomendada

Protección Respiratoria
La protección respiratoria mínima requerida contra el amoníaco dependerá de la concentración que se presente en el aire de este compuesto químico. En caso de exposiciones a altas concentraciones es necesario además proteger los ojos ya que el amoniaco reacciona con zonas húmedas del cuerpo.

Protección filtrante:
 
 
* El rendimiento del cánister MSA para amoniaco alcanza los 100 minutos antes de quebrar la barrera de protección considerando una exposición de 5000 partes por millón de amoniaco, entregando una protección adecuada.
 
 
Protección autónoma:
Para trabajos que requieren reparación de filtraciones, mantención de válvulas o derechamente rescate en el caso de accidentes por efectos del amoniaco, se debe utilizar equipos de respiración autocontenida (ERA).

El nuevo equipo autónomo industrial de 30 minutos AH1000XTR de MSA entrega un alto nivel de comodidad permitiendo que el usuario se concentre en la tarea más que en el funcionamiento del mismo.

El equipo entrega protección respiratoria para ambientes inmediatamente peligrosos para la vida y la salud y a espacios confinados, en ambientes no relacionados a combate de incendio. Posee aprobación NIOSH autonomía nominal de 30 minutos, 4500psi de presión, cilindro de fibra de carbono de bajo perfil.

Dado que esta no es una inversión menor, se vuelve muy importante el soporte de mantenimiento, MSA posee el SSTT más completo y avanzado de la industria, con presencia en el Norte, Centro y Sur del país, con todo el equipamiento necesario para realizar las mantenciones anuales que requieren estos equipos, lo que incluye pruebas de funcionamiento, pruebas hidrostáticas, repuestos originales y personal calificado y certificado bajo el programa C.A.R.E. de MSA.

El arnés Airframe incluye riñonera que entrega más flexibilidad y comodidad para labores que requieren agacharse o inclinarse, como también hombreras acolchadas. El arnés Airframe también incluye tres puntos de arrastre, en la parte superior un punto de sujeción capaz de soportar 400Kgf. La forma en que sujeta el cilindro es a través de una cinta de nylon de fácil utilización, esto permite realizar el cambio de cilindro muy rápidamente.
 
 
Detección Fija
Por otro lado, es importante mantener un monitoreo continuo del amoniaco en diversas partes del proceso productivo, para ello sirven los sistemas de detección y medición permanente o fijos, estos sistemas tienen la cualidad de medir áreas o zonas de trabajo en las cuales hay una alta probabilidad de la ocurrencia de una filtración. Estos sistemas permanecen monitoreando un área específica por 24 horas, 365 días al año.

Para indicar a través de balizas y sirenas cuando ocurre una filtración de amoníaco por mínima que sea esta (desde 1 ppm). Estos sistemas constan de sensores que son distribuidos en todas aquellas zonas con riesgo de filtración como son; sala de compresores, área de almacenamiento, distribuidores (manifold) o bodegas refrigeradas.

Y todos ellos reportan la información recolectada a una unidad central de proceso la cual controla la activación de cada una de las alarmas, para avisar tempranamente la presencia de este toxico agente.

Consulte a su representante de MSA para el diseño de una solución permanente de detección de amoniaco.


Otros elementos de protección requeridos
Adicionalmente a los elementos recomendados en este informativo es importante considerar que se requerirá ocupar zapatos de seguridad con protección al metatarso, guantes de trabajo para el manejo y ropa protectora cuando y donde sea necesario. Use guantes químicos apropiados dondequiera que el contacto con el amoniaco sea posible.
 
 
Bibliografía:
Haynes, W.M. (ed.). CRC Handbook of Chemistry and Physics. 95th Edition. CRC Press LLC, Boca Raton: FL 2014-2015, p. 4-46
NIOSH. NIOSH Pocket Guide to Chemical Hazards. Department of Health & Human Services, Centers for Disease Control & Prevention. National Institute for Occupational Safety & Health. DHHS (NIOSH) Publication No. 2010-168 (2010). Available from: http://www.cdc.gov/niosh/npg
 
Enviado por
MSA de CHILE
Domingo Arteaga # 600,
Macul, Santiago
Tel. +56 22 947 5700
E-Mail info.cl@MSAsafety.com
 
 
Inicio
Contacto
Inscripción
Publicidad
Paritarios.cl \\\ El Portal de la Seguridad, la Prevención y la Salud Ocupacional de Chile
E-mail comerciales y contratación de publicidad: paritarios@paritarios.cl