Contacto
Inscripción
Publicidad
 
 
Inicio
Eventos y Cursos
Actualidad
¿Qué es un CPHS?
Lista de CPHS
Experiencias de CPHS
Notas CPHS
Disposiciones Legales
Preguntas
Sitios de Interés
Guía de Proveedores
Consejos Prácticos
Ergonomía
Salud Ocupacional
Prevención de Riesgos
Emergencias
Seguridad Vial
Entrevistas
Videos
Descargas
Prevención de Riesgos / Accidentes del Trabajo  
Prevención
Inicio
 
Lesión sufrida por un tercero
 
Generalmente se estudian los accidentes del trabajo en relación al art. 5 de la Ley 16.744, esto es,  cuando son accidentes “a causa” o “con ocasión del trabajo”. Asimismo, se da un paso adelante y también se incluye en el estudio los accidentes de trayecto o “in itirine”.

Estos accidentes se pueden calificar de accidentes con vinculación previa entre el trabajador y el empleador. Son hechos que tienen su desarrollo en circunstancias que se encuentra vigente el contrato de trabajo, que une jurídicamente a estas partes contractuales: Empleador y Trabajador. Para que opere la Ley 16.744 y el trabajador se encuentre amparado por sus disposiciones, necesario es que haya una vinculación contractual. En este punto habrá que señalar que el contrato de trabajo no es el papel donde se consigna éste. Es el acuerdo entre las partes interesadas y este puede ser verbal, escrito o sencillamente producirse de hecho, en el caso que una persona trabaje para otra, bajo subordinación y dependencia, aunque nada se haya dicho previamente.

El Contrato de Trabajo crea derechos y obligaciones para las partes. Así lo establece el art. 7 del Código del Trabajo: Art. 7º.Contrato individual de trabajo es una convención por la cual el empleador y el trabajador se obligan recíprocamente, éste a prestar servicios personales bajo dependencia y subordinación del primero, y aquél a pagar por estos servicios una remuneración determinada.

Además, el concepto de contrato de trabajo integra al acuerdo todas las disposiciones de carácter ineludibles que se refieren a los derechos de los trabajadores, que revisten la  característica de irrenunciables. En especial dos obligaciones recíprocas. El deber de lealtad, del trabajador a su empleador. El deber de cuidado del empleador a su trabajador.
 
Sin embargo, en el desarrollo de la obra o faena, pueden ocurrir muchos hechos que causen daño a otras personas, con las que el empleador o el dueño de la obra no tenga vinculación alguna. Veamos a manera de ejemplo el caso del transeúnte que camina distraídamente frente o cerca de una construcción, cuando sufre una lesión a causa de un objeto, material de construcción o herramienta que cae desde altura.

En este caso hay un accidente provocado en la obra o faena, o por la obra o faena, pero el lesionado no es un trabajador, es un tercero. Surge la pregunta de inmediato ¿Quién responde o satisface el daño sufrido por este tercero?

Dos disposiciones del Código Civil se refieren a esta materia, disposiciones ubicadas  bajo el título: De los delitos y los Cuasidelitos, civiles obviamente, estas son:
 

Art. 2314. El que ha cometido un delito o cuasidelito que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización; sin perjuicio de la pena que le impongan las leyes por el delito o cuasidelito.

Art. 2329. Por regla general todo daño que pueda imputarse a malicia o negligencia de otra persona, debe ser reparado por ésta.

Estas normas  constituyen la Regla General en materia de responsabilidad y son un verdadero Principio Jurídico, pues, tienen un carácter universal, dado que en cualquier lugar del mundo se aplican conceptos normativos similares.

Entonces, cualquier persona que haya cometido  un hecho dañoso, mediando una intención o un descuido en el actuar, se encuentra obligado a responder por los daños causados bajo estas circunstancias. La Culpa como elemento subjetivo del actuar puede ser de naturaleza distinta según el actuar esté impulsado por el Dolo (malicia), o sea producto de una acción descuidada o negligente.

La empresa tiene como obligación contractual asegurar que sus trabajadores se encontrarán a salvo de sufrir daño en su salud o en su vida. El D.S. 594, lo expresa de este modo:

Artículo 3°: La empresa está obligada a mantener en los lugares de trabajo las condiciones sanitarias y ambientales necesarias para proteger la vida y la salud de los trabajadores que en ellos se desempeñen, sean éstos dependientes directos suyos o lo sean de terceros contratistas que realizan actividades para ella.(*)

Pero, más adelante dispone este mismo Decreto Supremo:

Artículo 36: Los elementos estructurales de la construcción de los locales de trabajo y todas las maquinarias, instalaciones, así como las herramientas y equipos, se mantendrán en condiciones seguras y en buen funcionamiento para evitar daño a las personas.

La misma Ley 16.744, reconoce que un accidente puede causar daño a los trabajadores, pero también a terceros, según se desprende de la letra b) del art. 69.

Artículo 69°.- Cuando, el accidente o enfermedad se tercero, sin perjuicio de las acciones criminales que procedan, deberán observarse las siguientes reglas:

a) El organismo administrador tendrá derecho a repetir en contra del responsable del accidente, por las prestaciones que haya otorgado o deba otorgar, y

b) La víctima y las demás personas a quienes el accidente o enfermedad cause daño podrán reclamar al empleador o terceros responsables del accidente, también las otras indemnizaciones a que tengan derecho, con arreglo a las prescripciones del derecho común, incluso el daño moral.

Sin embargo, hay diferencias notables en caso, que quien sufra la lesión, sea un trabajador o un tercero extraño con el que el empleador o la empresa no tiene ninguna relación contractual. Digamos al pasar que en el primero el asunto o materia se conoce en juicio es un juicio del trabajo, en el segundo, en un juicio civil, con todo lo que ello significa. Pero, sin duda, en ambos casos,  el lesionado víctima del hecho ilícito puede demandar todas las indemnizaciones reconocidas por el derecho sustantivo, incluso el daño moral.

CONCLUÍMOS: Que la enseñanza de las materias legales sobre Prevención de Riesgos, se encontrarían incompletas si no se hiciera una reseña sobre la responsabilidad extracontractual del empleador, pues, son hechos derivados de acciones de trabajo que causan deterioro a la economía de la empresa y constituyen una fuente más, de real importancia, por la que estas pierden o disminuyen sus utilidades en cifras importantes. Por ello,  la extensión de la de la gestión en seguridad debe orientarse en parte a cubrir este vacío.

 
 
Articulo preparado por:
Prof. M. Muñoz A.
 
Nedstat Basic - Free web site statistics
 
Inicio
Contacto
Inscripción
Publicidad
Paritarios.cl \\\ El Portal de la Seguridad, la Prevención y la Salud Ocupacional de Chile
Santa Magdalena 10 of. 44 - Providencia - Santiago - Chile / Fonos: (2) 3353656 - 3353583 / e-mail: paritarios@paritarios.cl