Contacto
Inscripción
Publicidad
 
 
Inicio
Actualidad
¿Qué es un CPHS?
Lista de CPHS
Experiencias de CPHS
Notas CPHS
Disposiciones Legales
Preguntas
Comentarios
Sitios de Interés
Productos y Servicios
Eventos y Cursos
Consejos Prácticos
Salud Ocupacional
Prevención de Riesgos
Emergencias
Seguridad Víal
Entrevistas
Videos
Descargas
Opinión  
Entrevistas
Inicio
 
IPER, ¿sabemos lo que estamos aplicando?
 
Por Ferran Arias Gassol
Director Ingeniería en Prevención de Riesgos, sede Alameda Duoc UC

Imaginemos por un momento que visitáramos al doctor por alguna dolencia, y pidiera que nos hiciéramos un análisis y cuando le preguntáramos qué prueba es nos dijera: una que usan en la ISAPRE; o bien que construyéramos un edificio y cuando llegaran los planos del calculista, al preguntarle qué metodología empleó nos dijera: una que me enseñó el profesor. ¿Qué opinión tendríamos de ese profesional? 
 
Este tipo de respuestas se escuchan entre compañeros de profesión, algunos ocupando puestos de gran importancia, cuando se les pregunta por las metodologías que aplican para evaluar riesgos.

No creo que nadie se atreva a discutir que toda actividad de prevención de riesgos se inicia con la identificación de peligros y evaluación de los riesgos, o como se conoce en el argot profesional: una IPER. No se puede controlar aquello que no se conoce. Una vez identificado y valorado, podremos establecer las medidas adecuadas para mantenerlo en los niveles de seguridad que la organización establece. El resultado de esta importante actividad, de estas cuatro siglas, se plasma en un elemento sacrosanto para los expertos en prevención: “la matriz”.
 
Existen numerosas metodologías para identificar peligros, y es necesario combinar varias de ellas para una adecuada identificación. Como mínimo se debería recurrir a listas de chequeo, inspección de procesos, observación de tareas y, si existen, análisis de investigaciones y estadísticas de accidentes. Cada una de ellas debe proceder de fuentes validadas, con un sustrato teórico suficiente, y que hayan sido sometidas al juicio de los pares; así para las estadísticas de accidentes si uso tasa de frecuencia, debe ser mensual y en base a millón de horas trabajadas, ya que la legislación (art. 12 D.S. 40) lo fija así al aplicar estándares internacionales que permiten comparaciones adecuadas entre distintos tamaños de empresa para un mismo período de tiempo.

Tras esta etapa se procede a evaluar los riesgos asociados a los peligros detectados. Siendo un elemento tan fundamental, no se le otorga la importancia que merece. Todo experto en prevención debería saber que las metodologías de evaluación general de riesgos que empleamos se denominan métodos simplificados de evaluación de riesgos (frente a los métodos complejos que incluirían los referidos en el título IV del D.S. 594, en relación a límites permisibles). De entre los métodos simplificados existen los de valoración simple, los métodos binarios (probabilidad por consecuencia), métodos de tres factores (W.T.Fine es uno de ellos) o métodos de más de tres factores, (Steel, 1990, tiene cuatro y Strohm y Opheim, 1993, de cinco factores). Adelanto ya que la nueva normativa ISO4500, al contrario que su antecesora OSHAS18001, destaca dos metodologías: W.T.Fine y AMFE (FMEA).

Toda metodología que utilicemos, que fundamenta y determina los controles necesarios para reducir el riesgo (opción más frecuente dentro de las 4T), debe tener base matemática y haber superado con éxito las distintas etapas del método científico. Dicho llanamente, tener nombre y apellidos. Y si me preguntan qué metodología he usado para la evaluación de riesgos pueda contestar: APA, INSHT, Cortes, Ibermutuamur, AENOR, o cualquier otra validada científicamente y con sólido prestigio nacional o internacional. Debo conocer el nombre del instrumento que estoy empleando, al igual que sé que para medir riesgos psicosociales en Chile se recomienda la metodología SUSESO Istas21 o que para medir problemas ergonómicos en relación a la digitación existe Strain Index o que Heinrich sirve para estimar el coste de un accidente.

Somos nosotros los que damos prestigio a la profesión, y lo hacemos cuando demostramos que no somos sólo prevencionistas sino expertos en prevención.

Para aquellos que consideren que quizá sea esta una cuestión baladí, les dejo con una reflexión final. En el caso de un accidente, y que el asunto se termine dirimiendo en tribunales, cuando el abogado les pregunte qué metodología emplearon para evaluar el factor de riesgo qué causó el accidente ¿qué respuesta consideran que les validará como profesionales y cuál permitirá a la parte contraria concluir que no existe certeza que la evaluación de riesgos sea correcta?

Este como otros temas los estaremos evaluando en la ExpoPreve, a realizarse en la sede Alameda de Duoc UC, ubicada en Alameda esquina Av. España, entre el 24 y 26 de agosto, donde participarán las empresas y entidades más reconocidas a nivel nacional en este ámbito. Más información en www.duoc.cl/alameda.

 

 

 
 
Inicio
Contacto
Inscripción
Publicidad
Paritarios.cl \\\ El Portal de la Seguridad, la Prevención y la Salud Ocupacional de Chile
E-mail comerciales y contratación de publicidad: paritarios@paritarios.cl