Síguenos en:
Contacto
Inscripción
Publicidad
 
 
Inicio
Eventos y Cursos
Actualidad
¿Qué es un CPHS?
Lista de CPHS
Experiencias de CPHS
Notas CPHS
Disposiciones Legales
Preguntas
Sitios de Interés
Guía de Proveedores
Consejos Prácticos
Ergonomía
Salud Ocupacional
Prevención de Riesgos
Emergencias
Seguridad Vial
Entrevistas
Videos
Descargas
Consejos Prácticos  
Consejos
Inicio
 
Para un Invierno Sano: Prevenir es la Clave
 
Experto del Hospital del Trabajador entrega prácticas recomendaciones para evitar resfríos y gripes este invierno y pasar invictos ante la temida influenza. Alérgicos, asmáticos, fumadores, adultos mayores y niños pequeños deben tomar medidas especiales.

Llega el invierno y con él las enfermedades respiratorias, que pueden ir desde un simple resfrío hasta complicaciones derivadas de una gripe mal cuidada, como la neumonía o la bronconeumonía. Más que el frío en sí, son los son los cambios bruscos en la temperatura corporal y la humedad en el ambiente los factores que favorecen la aparición de patologías determinadas por virus y bacterias, advierte el médico internista Mario Muñoz, Jefe del Departamento de Medicina del Hospital del Trabajador.

El especialista señala que estos meses también suelen ser sinónimo además de otros problemas distintos a los respiratorios, como brotes de meningitis y molestias musculares y articulares que deterioran mucho la calidad de vida, especialmente en adultos y adultos mayores.

¿Resfrío o influenza?


“El resfrío común no debe pasar de tres días y su síntoma más evidente son los dolores musculares, la tos y un poco de secreción nasal. A las 24 horas se debería estar mejor y al día subsiguiente estar bien”, dice el Dr. Muñoz. Cuando se empieza a extender o se acompaña de fiebre sobre 38 grados, tos abundante, escalofríos o dolor de cabeza, se justifica que los pacientes consulten porque hay que descartar otras patologías que son complicaciones de este resfrío. “Entre ellas está la influenza, que puede llegar a ser mortal incluso en personas jóvenes, bien acondicionadas y con buen estado de salud”, continúa el médico.

Pero, ¿cómo nos preparamos para enfrentar la influenza? El doctor Mario Muñoz sostiene que “hay que estar prevenido. La vacunación de la población más susceptible debe hacerse con la debida antelación, por eso la campaña empezó el mes pasado. Aun así, todavía estamos a tiempo. La vacuna no evita que la enfermedad se produzca, pero sí que se complique, por lo tanto, el llamado es a vacunarse”.

Además de la vacuna, Muñoz recomienda abrigarse sin exagerar y mantener la casa ventilada. “Es un error pensar que se debe tener todo cerrado para que la casa no pierda temperatura. Hay que ventilarla todos los días porque es la concentración de virus la que produce la afección”, sostiene.
 

Alérgicos, asmáticos y fumadores

Especial cuidado deben tener las personas alérgicas, ya que cuando cursan un resfrío o una bronquitis tienen mayor secreción y obstrucción bronquial. Cuando inicien un cuadro gripal, es recomendable que se cuiden más intensamente y usen los medicamentos que normalmente ocupan para su alergia, que puede ser el antihistamínico o broncodilatador que su médico les haya recetado.

Los asmáticos también tienen que tomar medidas. El Dr. Muñoz recomienda abrigarse adecuadamente, tomar líquidos en cantidad suficiente de modo que la eliminación de secreciones sea más fácil y usar sus inhaladores, que evitan que el bronquio se obstruya y se infecte. Lo mismo pasa con los adultos mayores. Además de vacunarse, es conveniente que caminen, pues al estar en posición horizontal la ventilación pulmonar se ve disminuida.
 
Los fumadores son otro caso especial en cuanto a las infecciones respiratorias y suelen presentar una serie de complicaciones cada vez que se resfrían. A nivel broncopulmonar, el cigarrillo produce aumento de la secreción en la faringe, laringe y tráquea, además de irritación gástrica. “Eso, agregado a una infección viral, probablemente llevará a una bronquitis complicada. El cigarrillo es un mal compañero, porque tiene el agravante que cuando uno fuma inhala monóxido de carbono y éste compite con el oxígeno por llegar a los glóbulos rojos”, explica el jefe del Departamento de Medicina del Hospital del Trabajador.

Cuando el remedio es peor


Con relación a los antibióticos, el Dr. Mario Muñoz R. afirma que hay que tener cautela. “No todos los cuadros respiratorios tienen indicación de ellos. La mayor parte es viral y el antibiótico no sirve para nada, al contrario, uno se expone a las complicaciones que tiene la terapia, entre ellas crear cepas resistentes a ese antibiótico en el futuro”.

Agrega que los antibióticos producen efectos colaterales, como alergias y otros. Por ello, siempre deben ser recetados por un médico, ya que distintos compuestos sirven para distintas enfermedades. Una amigdalitis bacteriana, por ejemplo, debe ser tratada con un antibiótico específico para ese tipo de bacteria.

El experto del Hospital del Trabajador también advierte sobre los riesgos de la aspirina, que muchas personas consumen para bajar la fiebre o aliviar el dolor de cabeza: “No hay que usar grandes cantidades de aspirina, porque la persona puede terminar con una hemorragia digestiva. Sí se puede consumir libremente vitamina C y tomar mucha agua, que favorece la filtración renal y la hidratación”.

Más vale prevenir


Para evitar resfriarse este invierno, el doctor Mario Muñoz, Jefe del Departamento de Medicina del Hospital del Trabajador, recomienda seguir algunas sencillas medidas:
  • Mantener una alimentación equilibrada, aumentando el consumo de frutas y verduras que contengan vitamina C (naranjas, kiwi, tomate, frutillas, pomelo).
  • Beber abundante líquido.
  • Adaptar la cantidad de abrigo a la temperatura ambiente, evitando transpirar en exceso o sentir frío.
  • Realizar ejercicio en forma cotidiana.
  • Lavarse frecuentemente las manos, especialmente después de usar el transporte público, de manipular dinero o estar en contacto con alguien resfriado.
  • No fumar ni exponerse a ambientes contaminados con humo de cigarrillo.
  • No llevar a bebés o niños pequeños a lugares cerrados y con mucha gente, como malls y salas de espera, pues la probabilidad de contagio es mayor.
  • Cuando se tiene tos, cubrirse con el antebrazo para proteger a los demás.
 
Fuente: Comunicaciones ACHS
 
 
Inicio
Contacto
Inscripción
Publicidad
Paritarios.cl \\\ El Portal de la Seguridad, la Prevención y la Salud Ocupacional de Chile
E-mail comerciales y contratación de publicidad: paritarios@paritarios.cl
Free counter and web stats